9 de Julio en la LNB

Toda la información sobre el básquet Patriota

Archivos mensuales: enero 2012

LANÚS LE DIO UN DURO GOLPE AL “PATRIOTA”

Jaz Cowan volvió a brillar pero estuvo muy solo y no pudo evitar el segundo tropezón al hilo de “9”. (Foto: Ligateunafoto.com)

Tenía la posibilidad de aclarar su futuro, pero no hizo más que oscurecerlo. Con una segunda mitad nefasta, en la que apenas sumó 23 puntos, 9 de Julio sucumbió ante Lanús por 80 a 58 y, luego de la caída ante Quilmes, concluyó una gira clave para esquivar el descenso con otro resultado muy doloroso. Jaz Cowan, por enésima ocasión, tuvo que cargar a un equipo sin reacción sobre su espalda y finalizó como goleador de la noche con 23 puntos.

Con la ajustadísima derrota del pasado jueves “fresquita” en su memoria, el elenco riotercerense salió decidido a buscar revancha y, defendiendo con uñas y dientes, se despegó rápidamente con un parcial de 15 a 6. Además del muro en su propio aro, en ese inicio furioso se destacaron Josimar Ayarza (arrancó encendido con 8 puntos) y Diego Gerbaudo, que con un triplazo sobre la chicharra desde 9 metros mantuvo la ventaja (20-15).

Ante el dominio “patriota” y la falta de gol de su quinteto titular (especialmente de su figura, Terrell Taylor), Silvio Santander movió el banco y, en lo profundo de la rotación, encontró respuestas. Nicolás Laprovíttola condujo, Derrick Roland rompió la defensa con penetraciones, Jamaal Levy se disfrazó de la “tanqueta” y Facundo Giorgi castigó desde lejos para que el “granate” concrete un parcial de 13 a 2 y vuelva al frente. Sin embargo, desde una fuerte lesión de Juan Pablo Cantero en la rodilla derecha, Cowan (¿quién si no?) se puso la capa de superhéroe (14 hasta allí) y, antes del descanso largo, volvió a emparejar las acciones (37-35).

En el complemento, y como le sucedió en Mar del Plata, 9 de Julio se desmoronó. Solo que esta vez, a diferencia de lo sucedido hace tres días, la caída no tuvo red de contención. Lanús, liderado por Mariano Byró (16 puntos) y Diego Guaita (13 puntos y 11 rebotes), controló a Cowan (la dependencia del foráneo fue absoluta), encontró variantes (convirtieron todos, excepto Taylor) y pulverizó la paridad con un parcial de 24 a 8 (61-43). El cachetazo fue tan grande que los últimos diez minutos sobraron. Mareado por el golpe y sin ningún tipo de reacción (lanzó 2/15 en triples, 10/25 en simples, sumó un 39 por ciento de cancha y perdió los rebotes 45-23), el “patriota” no tuvo otra alternativa que esperar el bocinazo final. Ahora, tras una gira clave que terminó de la peor manera, será el tiempo de reconstruir el ánimo para intentar escapar de los playoffs por el descenso. Objetivo que, a medida que se acumulan las derrotas en la ruta, se va pareciendo a una utopía.

SÍNTESIS

Lanús (80): Juan Pablo Cantero 2, Mariano Byró 16, Adrián Boccia 4, Diego Guaita 13, Terrell Taylor 0 (FI); Nicolás Laprovíttola 10, Jamaal Levy 8, Derrick Roland 4, Facundo Giorgi 7, Sebastián Orresta 5, Matías Cuello 3, Iván Antonivk 1. DT: Silvio Santander.

9 de Julio (58): Diego Gerbaudo 7, Martín Melo 0, Josimar Ayarza 11, Jaz Cowan 23, Pablo Orlietti 0 (FI); Sam Clancy 8, Gastón Luchino 6, Emiliano Martina 3, Gastón Torre 0. DT: Daniel Rodríguez.

Parciales: 15-20; 22-15; 24-8; 19-15.

Árbitros: Diego Rougier y Oscar Martinetto.

Estadio: Antonio Rotili (Lanús).

9 DE JULIO CAYÓ ANTE QUILMES EN UN DUELO CLAVE

Sam Clancy tuvo una destacada actuación y fue vital para que el “patriota” mantenga sus chances hasta el final. (Foto: Infoliga / http://www.infoliga.com.ar)

Lo tuvo en sus manos. Sintió el triunfo ahí, bien cerquita, tras luchar de manera heroica. Pero el festejo se le quedó atragantado: después de escalar una montaña que se tornó muy empinada, 9 de Julio falló el tiro del final y terminó perdiendo dos puntos fundamentales ante el colista Quilmes, que lo derrotó por 80 a 77 en Mar del Plata. Jaz Cowan, una vez más, fue el mejor jugador de la cancha con 25 puntos y 7 rebotes.

Sabiendo lo que se jugaban, ambos conjuntos encararon el choque con el cuchillo entre los dientes. Por eso, desde el salto inicial, la paridad fue absoluta. Por un lado, aunque contó con el regreso de su estrella Phillip Hopson -tras solucionar problemas internos-, el “cervecero” recurrió a la buena mano de Nicolás Ferreyra (7 de sus 11 puntos en el arranque) y la potencia interior de Louis Truscott (11 en esos 20 minutos). Por el otro, los riotercerenses -que no tuvieron a Gastón Torre por un esguince de tobillo- apoyaron su ofensiva en Jaz Cowan (14 hasta allí) y Josimar Ayarza (totalizó 11). Precisamente, luego de que el local recorte una pequeña desventaja (35-29 y 37-31), una volcada del panameño rompió la igualdad segundos antes del descanso largo (41-39).

En el arranque del complemento, el “patriota” mostró su peor versión. Dormido y sin poder de gol, permitió un parcial de ¡23 a 7! (Hopson recuperó el brillo en ese pasaje) que le dio a Quilmes la máxima distancia (62-48). Si la “siesta” no lo condenó, fue por la reacción de Cowan y Diego Gerbaudo, que permitió recuperar terreno antes del periodo decisivo (64-54).

Cuando tenían todo a su disposición para quebrar el juego, esta vez fueron los marplatenses los que vivieron un momento nefasto: con la constancia de Cowan y la enorme tarea de Sam Clancy (18 puntos, 6 rebotes y 3 tapas), “9” devolvió gentilezas con un parcial de 12 a 2 que volvió a establecer la paridad hasta los últimos minutos (75-75).

Tras esa batalla, el cierre fue memorable: el equipo de Daniel “Zeta” Rodríguez tomó distancia con un doble de Martín Melo, en la siguiente igualó Matthews (figura “quilmeña” con 19 puntos y 14 rebotes), el “patriota” perdió la pelota y el propio Melo hizo una falta intencional a 9s para el bocinazo final. Otra vez, el local tuvo la chance de dar el golpe de knock-out, pero falló por enésima ocasión: erró un simple, regaló la pelota en la reposición y Gastón Luchino tuvo la victoria en sus manos, pero no pudo convertir a dos metros del aro y Hopson liquidó el pleito desde la línea. Tan solo por eso, Quilmes “zafó” y terminó celebrando un triunfo de valor incalculable en la lucha por no descender.

SÍNTESIS

Quilmes (80): Phillip Hopson 13, Nicolás Ferreyra 11, Gregorio Eseverri 8, Axel Weigand 7, Clarence Matthews 19 (FI); Louis Truscott 13, Michael Smith 9. DT: Roberto Martínez.

9 de Julio (77): Diego Gerbaudo 8, Martín Melo 6, Josimar Ayarza 11, Jaz Cowan 25, Pablo Orlietti 4 (FI); Sam Clancy 18, Gastón Luchino 2, Emiliano Martina 3. DT: Daniel Rodríguez.

Parciales: 21-21; 18-20; 25-13; 16-23.

Árbitros: Roberto Smith y Mario Aluz.

Estadio: Polideportivo Islas Malvinas (Mar del Plata).

EL PATRIOTA SIGUE CRECIENDO Y APLASTÓ A LANÚS

Josimar Ayarza atacó el aro como siempre y le agregó tiro externo para volver a ser el goleador de “9”. (Foto: Ligateunafoto.com / Archivo)

Más fuerte que nunca. En su mejor momento de la temporada. Ahí, en ese estado por el que tanto luchó, se encuentra 9 de Julio. Tras muchos vaivenes, el “patriota” logró mantenerse en alto nivel durante algunas fechas y, este viernes, confirmó las buenas sensaciones con un triunfazo ante Lanús por 70 a 57. A pura garra e intensidad para reponerse de un mal inicio, le dio una lección defensiva una de las mejores defensas de la Liga Nacional y sumó su tercer festejo en las últimas cuatro presentaciones. Josimar Ayarza, nuevamente, fue la figura de la noche con 21 puntos y 6 rebotes.

De todos los arranques posibles, 9 de Julio tuvo el peor. Fueron 10 minutos fatídicos, en los que todo le salió mal. Las pérdidas, malas decisiones en ataque y grietas en defensa fueron bien aprovechadas por la visita, que se lo llevó por delante con un parcial inicial de ¡17 a 2! (Adrián Boccia sumó 10 de sus 14 puntos en esa ráfaga). Para peor, un fuerte golpe de Martín Melo lo obligó a salir de la cancha sin apoyar su pie (luego regresó). El flojo nivel, pese a faltar tres cuartos, parecía imposible de revertir. Sin embargo, el conjunto de Daniel “Zeta” Rodríguez tuvo una gran virtud: nunca se desesperó. Sabía que después de tocar fondo la mejoría era casi inevitable. Esa calma, más una recuperación defensiva casi milagrosa, fue determinante para devolver gentilezas con un parcial de 12 a 6 y quedar “a tiro” antes del descanso largo (24-29).

La segunda mitad planteaba un interrogante: cada equipo tenía dos versiones para mostrar, una positiva y otra sumamente negativa. Ante tal disparidad de caras mostradas hasta allí, podía suceder cualquier cosa. Pero, rápidamente, un furioso 9 de Julio disipó cualquier duda: anuló cada ofensiva de un rival demasiado tibio (entre el segundo y el tercer periodo, el marcador fue de 33-16), pasó al frente y ya nada lo detuvo. La increíble remontada, si bien se apoyó en el juego colectivo, tuvo tres intérpretes principales: el goleador Ayarza (convirtió todos sus puntos en el complemento), el siempre rendidor Jaz Cowan (16 tantos, 11 rebotes y 3 asistencias) y el “amuleto” Sam Clancy (12 más 5 recobres; desde su llegada, 3 victorias en 4 juegos).

Tanta diferencia hubo entre uno y otro, que la única preocupación seria de “9” después de tomar la delantera fue la lesión Gastón Torre (6 puntos y 6 rebotes, 3 ofensivos), que se resintió de un antiguo esguince en el tobillo izquierdo. Más allá de esa pérdida, no tuvo inconvenientes para cerrar la victoria a todo trapo: ante la absoluta falta de respuestas del “granate”, Diego Gerbaudo clavó un triple definitorio y, a continuación, asistió a Ayarza, que completó un alley oop digno de la NBA y desató una fiesta en Río Tercero.

SÍNTESIS

9 de Julio (70): Gastón Torre 6, Martín Melo 2, Josimar Ayarza 21, Jaz Cowan 16, Pablo Orlietti 2 (FI); Sam Clancy 12, Emiliano Martina 0, Diego Gerbaudo 5, Gastón Luchino 6. DT: Daniel Rodríguez.

Lanús (57): Juan Pablo Cantero 2, Mariano Byró 10, Adrián Boccia 14, Jamaal Levy 3, Terrell Taylor 14 (FI) ; Nicolás Laprovittola 3, Facundo Giorgi 3, Diego Guaita 4, Derrick Roland 4. DT: Silvio Santander.

Parciales: 12-23; 12-6; 21-10; 25-18.

Árbitros: Osvaldo Bautista y Leonardo Mendoza.

Estadio: José “Gordo” Albert (Río Tercero).

EL PATRIOTA VENCIÓ A QUILMES Y SIGUE LEVANTANDO

Partido a partido, Martín Melo levanta su nivel para que 9 de Julio siga sumando. (Foto: Archivo Ligateunafoto.com)

Apenas unos minutos demoró para comprender el valor insuperable del partido. Y, por ese motivo, fue de menor a mayor hasta abrochar un triunfo clave en la lucha por gambetear el descenso: cortando una racha negativa de cuatro partidos sin ganar en su casa, 9 de Julio venció con tranquilidad al colista Quilmes de Mar del Plata por 78 a 60 y lo hundió en la parte baja de la tabla. Josimar Ayarza, goleador con 19 puntos y 6 rebotes, fue el más destacado dentro de una labor colectiva sólida.

En aquellos primeros instantes, “9” entró dormido y no pudo contener ni reaccionar ante cada buen ataque de Quilmes, que dominó en el inicio aprovechando los enormes huecos que encontró en el poste bajo. Con Clarence Matthews (8 puntos en el primer cuarto) y Axel Weigand (6) haciendo estragos en la pintura, la visita tomó distancia (19-11) y provocó algún murmullo en el cierre del parcial (19-15).

Sin embargo, la “siestita” del local llegó hasta allí. La chicharra del final del periodo funcionó como un despertador. Ajustando la defensa y con la labor del “multiusos” Diego Gerbaudo (asistió, anotó, provocó pérdidas) dejó sin variantes a su rival, que no contó con su estrella Phillip Mac Hopson (el jugador reclamó por una deuda económica y no se cambió). Entonces, desde que logró igualar el marcador, ya nada lo contuvo. Mucho menos, después de una volcada monstruosa de Ayarza, que desató un vendaval de puntos (42-29, parcial de 26-13) sólo aplacado por un triple de Michael Smith, la única variante “quilmeña” tras la salida Matthews por problemas de faltas (42-32).

Una larga meseta en el tercer cuarto (finalizó 16-12) sólo sirvió para que “el patriota” recupere los 13 puntos de ventaja (57-44) para afrontar la definición muy tranquilo ante un Quilmes, a esa altura, inofensivo (totalizó 43% de cancha, 28% en triples y un pobrísimo 31% en libres). Un pasaje de Emiliano Martina, más destellos de Ayarza y otra rágafa de Martín Melo (fundamental con 11 tantos y 11 rebotes) bastaron para dar el cachetazo final: sin brillar, pero con solvencia y justicia, 9 de Julio concretó un triunfo obligado. ¿La frutilla del postre? Todos sus rivales en los últimos puestos sufrieron derrotas. El futuro, de a poco, parece comenzar a sonreírle.

SÍNTESIS

9 de Julio (78): Gastón Torre 0, Martín Melo 11, Josimar Ayarza 19, Jaz Cowan 11, Pablo Orlietti 6 (FI); Emiliano Martina 6, Sam Clancy 10, Gastón Luchino 6, Diego Gerbaudo 9. DT: Daniel Rodríguez.

Quilmes (60): Nicolás Ferreyra 7, Gregorio Eseverri 0, Axel Weigand 13, Michael Smith 12, Clarence Matthews 14 (FI); Facundo Piñero 4, Germán Sciutto 6, Louis Truscott 4. DT: Roberto Martínez.

Parciales: 15-19; 26-13; 16-12; 21-16.

Árbitros: Alejandro Ramallo y Julio Dinamarca.

Estadio: José “Gordo” Albert (Río Tercero).

9 DE JULIO ESTUVO CERCA, PERO TERMINÓ CAYENDO ANTE SIONISTA

El base de la selección, Luis Cequeira, no brilló en el goleo, pero repartió asistencias para todos sus compañeros.

Con sensaciones encontradas. Así terminó 9 de Julio su minigira de dos partidos lejos de casa. Tras la victoria clave del miércoles ante San Martín, el elenco “patriota” volvió a mostrar una versión convincente, aunque esta vez la historia no tuvo final feliz: un leve dominio durante los 40 minutos le bastó a Sionista para derrotarlo por 83 a 73. Matías Sandes, con 22 puntos, 11 rebotes y un triple decisivo sobre el cierre, fue la gran figura y el goleador de la jornada.

El envión con el que llegaba “9” desde Corrientes se sintió desde el salto inicial. Dos volcadas consecutivas de Jaz Cowan anunciaban lo que finalmente se concretó: un partido “palo a palo”, parejo por donde se lo mire. Tras ese inicio desfavorable, Luis Cequeira se hizo dueño del balón y, apenas encontró a sus compañeros (totalizó 11 asistencias), la cuestión comenzó a emparejarse. Mientras los riotercerenses dependían casi exclusivamente de los extranjeros Cowan y Ayarza (27 tantos entre ambos en la primera mitad), los locales encontraron variantes de todos los colores: Sandes encabezó el dominio en la pintura (41 rebotes contra 31) y desde tercera dimensión aparecieron Johwen Villegas (terminó con 18 tantos) y Federico Ferrini (sumó 15) para que la diferencia se estire más que nunca antes del entretiempo (47-37).

En el regreso, los de Paraná vivieron su momento más feliz. Aprovechando la mayor efectividad de tres puntos (7/18 contra sólo 2/14), estiraron la distancia y parecieron encontrarle la vuelta a la defensa que planteó Daniel “Zeta” Rodríguez (62-50). Sin embargo, entre Ayarza (también fue goleador con 22) y el recuperado Martín Melo (13) se las ingeniaron para revivir una y otra vez al “patriota”: primero, metiendo un parcial de 7 a 0 para achicar a los pocos segundos del periodo decisivo (62-57) y más tarde, cuando el dueño de casa volvió a escaparse (70-59), metiendo otra ráfaga de 10 a 4 para obligar a un cierre para el infarto (74-69, a 1m55s).

Ahí, cuando la ilusión de dar otro batacazo inundaba todo Río Tercero, apareció el bombazo de Matías Sandes, que levantó las manos sobre el final de la posesión y dilapidó el incansable trabajo de 9 de Julio. La derrota, sumada a las victorias de Quilmes y Gimnasia de Comodoro -rivales directos en el fondo de la tabla-, dejó a “9” en la 13° posición (27 unidades, récord de 4-10 en segunda fase). La pelea por la permanencia, al igual que el choque de esta jornada, será pareja a más no poder.

SÍNTESIS

Sionista (83): Luis Cequeira 6, Johwen Villegas 18, Federico Ferrini 15, Matías Sandes 22, Hakeem Rollins 5 (FI); Alejandro Zilli 12, Daniel Hure 3, Ramiro Iglesias 2, Pablo Pérez 0, Fabricio Vay 0, Nicolás Agasse 0. DT: Sebastián Svetliza.

9 de Julio (73): Gastón Torre 4, Martín Melo 13, Josimar Ayarza 22, Jaz Cowan 18, Pablo Orlietti 8 (FI); Sam Clancy 4, Gastón Luchino 4, Diego Gerbaudo 0, Emiliano Martina 0, Matías Domínguez 0. DT: Daniel Rodríguez.

Parciales: 27-23; 20-14; 15-16; 21-20.

Árbitros: Roberto Smith y Mario Aluz.

Estadio: Moisés Flesler.

> Foto: Ligateunafoto.com

EL PATRIOTA CORTÓ LA MALA RACHA CON UN TRIUNFAZO EN CORRIENTES

Pese a sufrir hasta los instantes finales, “9” consiguió dos puntos fundamentales en la lucha por la permanencia // FOTO: Télam.

En tierras correntinas, 9 de Julio logró uno de esos triunfos que valen mucho más que dos puntos. Porque no sólo cortó una racha adversa durísima que incluyó 7 caídas en 8 partidos y lo mandó a la penúltima posición. También dejó atrás la polémica -y las críticas- generadas tras la llegada de Sam Clancy, su décimo foráneo de la temporada, fichado en lugar del lesionado Rashad Jones Jennings. Lejos de mostrarse golpeado por tan problemático presente, el conjunto de Río Tercero infló el pecho, logró una victoria fundamental ante San Martín por 73 a 66 y, por el momento, escapó de los cuatro puestos del fondo.

Desde el inicio, el “patriota” salió decidido a cambiar la pobre imagen mostrada en sus últimas presentaciones. Atento en defensa, cortando la línea de pase constantemente y doblando los marcajes bajo el poste, dejó sin ideas a los locales en la primera mitad (lanzaron para un 39 por ciento). En el otro costado, recuperó la paciencia, movió el balón y encontró enormes grietas en la tibia defensa local, que explotaron los efectivos Jaz Cowan y el recién llegado Clancy (8 puntos cada uno). Además, cada vez que falló –y a diferencia de otras noches- tuvo la decisión de luchar el rebote ofensivo (24 a 17 en recobres hasta allí) y dispuso de tiros para todos: con conversiones de 8 de sus 9 jugadores, se fue al descanso largo dominando con justicia (42 a 31).

Claro que, en un juego de necesitados, los altibajos abundaron en ambos equipos. En la segunda mitad, los dirigidos por Daniel Rodríguez alternaron momentos de intensidad y precisión (máxima de 49-35 en el tercer periodo; se destacaron Martina, Cowan y Ayarza) con otros de desorden defensivo y sequía en ataque. Así, sin que les sobre nada, soportaron los embates de los correntinos, que primero achicaron distancias con William McFarlan (goleador del encuentro con 18), y después empataron apoyados en la dupla Fabián Ramírez Barrios-Ariel Eslava, que concretó un parcial de 11 a 0 en el arranque del cuarto decisivo. Todo eso, mientras su flamante refuerzo, Yack Michael Martínez, miraba casi toda la segunda parte sentado en el banco junto al entrenador Leandro Ramella.

Sin variantes, su remontada caducó rápidamente: tras el 58-58 a 6m30s del final, 9 de Julio volvió a repartir el goleo (Cowan, con apenas 13 puntos, fue su máximo anotador), aprovechó las malas decisiones de su rival y, desde la línea de simples, cerró un triunfazo. De esos que valdrán mucho, pero mucho, cuando la temporada regular transite sus últimos pasos.

SÍNTESIS

San Martín (66): Agustín Carabajal 2, Devon Beitzel 7, Maximiliano Maciel 0, William McFarlan 18, Ariel Eslava 16 (FI); Fabián Elías Saad 2, Pablo Albertinazzi 2, Fabián Ramírez Barrios 15, Yack Michael Martínez 4, Alfio Niello 0. DT: Leandro Ramella.

9 de Julio (73): Gastón Torre 5, Martín Melo 10, Josimar Ayarza 10, Jaz Cowan 13, Pablo Orlietti 6 (FI); Sam Clancy 10, Diego Gerbaudo 8, Emiliano Martina 5, Gastón Luchino 6. DT: Daniel Rodríguez.

Árbitros: Fernando Sampietro y Fabio Alaniz.

Parciales: 16-21; 15-21; 16-16; 19-15.

Cancha: San Martín de Corrientes.