9 de Julio en la LNB

Toda la información sobre el básquet Patriota

Archivos mensuales: febrero 2012

9 DE JULIO, DEBILITADO, NO PUDO CON WEBER BAHÍA ESTUDIANTES

Diego Gerbaudo volvió a ser uno de los más productivos para el “patriota”, pero su esfuerzo no alcanzó.

Era inevitable. El contexto, complicado y retorcido por donde se lo mire, pasó factura en la cancha. Y la cuenta vino abultada: en plena polémica por el despido del entrenador Daniel Rodríguez, 9 de Julio no pudo hacer nada para evitar un cachetazo de Weber Bahía Estudiantes, que lo venció por 90 a 69. Jerome Meyinsse, aquel extranjero que brillara en el “patriota”, fue la figura para los bahienses con 20 puntos, ocho rebotes y dos tapones.

Los números, dado el momento que atraviesa el conjunto riotercerense –sin dudas, el más difícil desde que milita en Liga Nacional-, parecen anecdóticos. Sin embargo, sirve repasarlos para comprender el pozo en el que está sumergido. Con el juego colectivo quebrado por completo (apenas 8 asistencias contra 23 de su rival), sin ánimo ni piernas para plantarse en la lucha por los rebotes (en ese rubro, 25 contra 37) y con una alarmante falta de confianza en los lanzamientos (31 por ciento en triples), la montaña se hizo imposible de escalar. Así, con dos parciales de completa supremacía (29-19 en el primer cuarto y 24-14 en el segundo) el local liquidó la cuestión desde muy temprano. Tanta era la diferencia, que ese primer tiempo se convirtió en la excusa ideal para que el enorme Juan Espil se convierta, tras alcanzar sus 12 puntos, en el tercer goleador histórico de la LNB, superando a Diego Osella.

¿El resto? Poco más para decir. Mientras los ahora dirigidos por Bernardo Lardone se dedicaron a maquillar la diferencia (Jaz Cowan, con 14, Josimar Ayarza, con 13 y Diego Gerbaudo, con 11, los más rendidores), los de Bahía Blanca aprovecharon la distancia para cuidar a sus figuras y darle minutos a sus juveniles (ingresaron los 12 jugadores). El bocinazo final, pese a decretar su octava derrota en los últimos diez partidos, fue un alivio para “9”, que deberá reconstruir -como pueda- su situación interna para afrontar el último tramo de la temporada, con los inevitables playoffs por el descenso como horizonte.

El “Zeta”, en Bahía. Aunque 9 de Julio comunicó en el parte de prensa oficial que Daniel Rodríguez “renunció” a su cargo, el ex DT del club viajó a Bahía Blanca sopesando la idea de presentarse en la cancha con un escribano para dar fe de su cumplimiento del contrato. Finalmente, tomó la decisión de no presenciar el partido para poner paños fríos a la situación.

SÍNTESIS

Weber Bahía Estudiantes (90): Juan Ignacio Sánchez 4, Enzo Ruiz 17, Ramzee Stanton 10, Ricky Sánchez 0, Jerome Meyinsse 20 (FI); Federico Aguerre 11, Lucas Faggiano 6, Ariel Zago 5, Juan Espil 15, Nicolás Renzi 2, Germán Ressia 0, Julián Marinsalta 0. DT: José Luis Pisani.

9 de Julio (69): Diego Gerbaudo 11, Gastón Luchino 7, Josimar Ayarza 13, Jaz Cowan 14, Pablo Orlietti 11 (FI); Gastón Torre 2, Leandro Masieri 3, Emiliano Martina 8, Matías Domínguez 0. DT: Bernardo Lardone.

Parciales: 29-19; 24-14; 20-13; 17-23.

Árbitros: Pablo Estévez y Silvio Guzmán.

Estadio: Osvaldo Casanova.

Foto: Maite Méndez / Ligateunafoto.com

9 DE JULIO DESPIDIÓ A DANIEL RODRÍGUEZ

El “Zeta” Rodríguez fue despedido por la dirigencia “patriota” debido a diferencias internas irreconciliables. (Foto: Ligateunafoto.com)

A la deriva. Así transita 9 de Julio de Río Tercero el tramo final de su segunda temporada en Liga Nacional. A los numerosos problemas deportivos, se sumó uno mucho mayor: Daniel “Zeta” Rodríguez dejó de ser el entrenador del equipo tras la derrota con Peñarol.

¿El motivo? Un quiebre irreparable en la relación del técnico con el plantel y los dirigentes. Según afirmó el “Zeta” a Pick and Roll, una discusión deportiva en el vestuario luego del partido generó un fuerte cruce que provocó su salida. “Les pedí -a los jugadores- que si ellos tenían una política diferente a la mía me la comuniquen para que sepa yo que tengo que hacer. Allí se armó una situación de mierda, de entredichos, que derivó en esto. A la noche, el jefe de equipo me pidió que me quede en Mar del Plata y no viaje a Bahía Blanca con el plantel”, señaló Rodríguez.

El mismo sitio especializado indicó que Diego Marín, máximo dirigente de básquet de la institución, fue quien tomó la decisión desde Río Tercero. Una decisión poco clara para el ahora ex entrenador “celeste”: “Los jugadores me dijeron ‘los dirigentes te echaron’ y los dirigentes me dijeron ‘los jugadores te quitaron el respaldo’.

Más allá de culpabilidades, al parecer la relación no daba para más desde hace tiempo. Uno de los desencadenantes fue la polémica llegada de Rashad Jones Jennings -foráneo que jugó “rengo” y fue cortado por lesión-. En su lugar, según comentó una fuente cercana al club, Rodríguez deseaba contratar a Jasper Johnson, hoy en Libertad de Sunchales, lo que generó chispazos entre las partes.

Mostrando todo su malestar hacia los dirigentes, Daniel Rodríguez soltó una frase durísima: “El año pasado 9 de Julio ascendió en los escritorios, hay que recordar que armó un equipo de TNA, jugó y zafó la categoría luchando y peleando y este año ¿volvieron a hacer lo mismo? Eso es no respetar la Liga”.

¿Cómo sigue?. Por el momento, como sucedió después de la renuncia de Esteban De La Fuente, el ayudante Bernardo Lardone se hará cargo del equipo en los próximos compromisos. Entre los nombres que comenzaron a sonar para ocupar el cargo vacante, tomó fuerza -extraoficialmente- el de Sebastián González, que en su primer paso por el club logró el ascenso al TNA.

Otra mala. Como si no bastaran las malas noticias, en el tercer cuarto del choque ante el “milrayitas”, el panameño Josimar Ayarza se resintió de una lesión en la rodilla que lo viene complicando en las últimas jornadas y es duda para el choque ante Weber Bahía Estudiantes. En la enfermería “patriota” ya estaban Martín Melo (afuera por el resto de la temporada) y Sam Clancy (recuperándose de un desgarro).

PEÑAROL VAPULEÓ A UN PATRIOTA CADA VEZ MÁS COMPLICADO

Josimar Ayarza fue el mejor “patriota” pero se retiró lesionado en el tercer periodo. (Foto: Ligateunafoto.com)

Todos, todos los planetas, parecen alinearse en su contra. Las lesiones de Martín Melo y Sam Clancy, el crecimiento y las contrataciones rutilantes de sus rivales directos en la parte baja de la tabla y un fixture apremiante lo complican cada vez más. En ese contexto sumamente negativo, 9 de Julio no pudo concretar el milagro y cayó sin atenuantes con Peñarol de Mar del Plata por 89 a 69. El cordobés Leonardo Gutiérrez fue el goleador de la noche con 26 puntos (6/11 triples) y se convirtió en el séptimo jugador en superar los 11 mil puntos en Liga Nacional.

Diezmado y atormentado por el duro presente, el “patriota” pudo aguantar apenas unos minutos ante el poderío de un bicampeón decidido a revertir los flojos resultados de su reciente gira como visitante. Con “Leo” Gutiérrez intratable (convirtió 12 en el primer cuarto) y Facundo Campazzo aportando en todos los rubros (totalizó 14 puntos, 8 rebotes, 4 asistencias, 5 robos y un tapón), el “milrayitas” marcó claras diferencias desde el inicio (25-15). Pese al esfuerzo y a la buena dupla que conformaron Josimar Ayarza y Jaz Cowan (33 tantos entre ambos), “9” no logró revertir el desarrollo. Mucho menos, después de la expulsión de Diego Gerbaudo (discutió con los jueces), aprovechada por el local para comenzar a liquidar el pleito antes del descanso largo (49-33).

Ni siquiera un parcial de 8 a 3 para 9 de Julio en el arranque del complemento logró atenuar los contrastes entre uno y otro que, por el contrario, se hicieron más evidentes. La efectividad en los triples (13/31, 42 por ciento), la presión asfixiante (provocó 20 pérdidas) y la rotación veloz del balón en ofensiva (anotaron 10 de sus 12 jugadores) fueron los argumentos preferidos de Peñarol para superar el sobresalto y caminar, con tranquilidad, hacia la victoria. La dignidad deportiva de “9” para darlo todo en un momento crítico, una vez más, no alcanzó. ¿Alguna otra pálida? Ayarza se retiró golpeado y no pudo volver a ingresar.

Cinco derrotas en los últimos seis partidos, y tres partidos restantes en la ruta, oscurecen el horizonte de los riotercerenses. Más aún, teniendo en cuenta el crecimiento de sus rivales directos en la lucha por no descender: Quilmes cayó con Atenas (81-78) pero levantó el nivel y está al acecho, mientras que San Martín de Corrientes pateó el tablero y contrató a la estrella uruguaya Leandro García Morales para hacerse fuerte en el tramo final. Sumar como sea, a esta altura, es una urgencia.

SÍNTESIS

Peñarol (89): Facundo Campazzo 14, Kyle Lamonte 9, Marcos Mata 10, Leonardo Gutiérrez 26, Alejandro Reinick 4 (FI); Martín Leiva 6, Selem Safar 9, Pablo Barrios 3, Franco Giorgetti 5, Salvador Giletto 3, Julián Morales 0, Matías Ibarra 0. DT: Sergio Hernández.

9 de Julio (69): Diego Gerbaudo 0, Gastón Luchino 7, Josimar Ayarza 18, Jaz Cowan 15, Emiliano Martina 5 (FI); Gastón Torre 7, Leandro Masieri 6, Pablo Orlietti 11, Matías Domínguez 0. DT: Daniel Rodríguez.

Parciales: 25-15; 24-18; 21-21; 19-15.

Árbitros: Sergio Tarifeño y Mario Aluz.

Estadio: Polideportivo Islas Malvinas (Mar del Plata).

Foto: Ligateunafoto.com / Archivo.

LA UNIÓN DEJÓ MUY COMPLICADO A 9 DE JULIO

En el duelo de foráneos, Greg Lewis fue muy superior a Jaz Cowan y le dio el triunfo a su equipo. (Foto: Ligateunafoto.com)

Tan dolorosa como contundente. Así fue la derrota de 9 de Julio, que vivió una noche para el olvido y cayó sin atenuantes ante La Unión por 91 a 75. Dolorosa, porque significó una condena casi inevitable a pelear en los playoffs por no descender. Contundente, porque nada pudo hacer ante la tremenda actuación de los formoseños, que contaron con un bestial Greg Lewis, figura con 28 puntos y 14 rebotes.

Dominado desde el salto inicial, el “patriota” transitó toda la primera mitad dedicándose a resistir. Sin ideas para llegar al aro y con pocos momentos de solidez defensiva, caminó “rengo” durante esos 20 minutos. La excelente tarea de Lewis y Gabriel Mikulas en la pintura (46 puntos y 22 rebotes entre ambos), sumada a la efectividad de Joseph Smith desde el perímetro (arrancó con 5/5 en triples y totalizó 27 tantos) contrastaron con un equipo que sintió el flojo nivel de sus extranjeros (Ayarza y Cowan aportaron 6 puntos en dos cuartos; Clancy no jugó por un microdesgarro) y estuvo obligado a correr siempre de atrás. Sólo el corazón de Diego Gerbaudo (el mejor con 20 puntos y 6 asistencias) y Gastón Torre, más algunos destellos de Pablo Orlietti y Leandro Masieri, permitieron que el local “la saque barata” antes del descanso largo (47-39).

Atentando contra sus aspiraciones de salir del fondo, el complemento tuvo la misma tónica. Los dirigidos por Gabriel Picatto siguieron marcando el ritmo, al compás de una tríada perfecta: Smith, Mikulas y, especialmente, Lewis. Lo del foráneo ex Atenas fue creciendo hasta hacerse descomunal: pasando por arriba cada marcaje, ganando por potencia cada rebote, “La Bestia” sostuvo a los suyos en el momento más complicado (un largo triple de Gerbaudo acortó a 69-63 de cara a la definición) y, en el inicio del último cuarto, fue el motor que permitió a la visita concretar un parcial de 20 a 5 que sentenció el resultado (89-68). En vano fue el esfuerzo de “9”, ante un conjunto con variantes (anotaron 7 de sus 8 jugadores) y efectividad (58 por ciento de campo). La diferencia entre unos y otros, desde muy temprano, fue irreversible.

Panorama complicado. La caída, la cuarta en las últimas cinco presentaciones, agravó un poco más el panorama de 9 de Julio, que deberá afrontar una extensa gira de cuatro partidos (ante Weber Bahía, Peñarol, Quimsa y Libertad). Luego, cerrará la segunda fase con dos juegos en casa (Sionista y San Martín) buscando un objetivo primordial: asegurarse, al menos, la localía en los playoffs por la permanencia.

SÍNTESIS

9 de Julio (75): Diego Gerbaudo 20, Gastón Luchino 5, Josimar Ayarza 12, Emiliano Martina 4, Jaz Cowan 12 (FI); Gastón Torre 10, Pablo Orlietti 6, Leandro Masieri 6. DT: Daniel Rodríguez.

La Unión (91): Lucas Pérez 2, Joseph Smith 27, Federico Marín 9, Greg Lewis 28, Gabriel Mikulas 18 (FI); Ariel Pau 0, Javier Cáceres 5, Daniel Farabello 2.DT. Gabriel Picatto.

Parciales: 16-27; 23-20; 24-22; 12-22.

Árbitros: Juan Fernández y Rodrigo Castillo.

Estadio: José “Gordo” Albert (Río Tercero).

“9” VENCIÓ A REGATAS Y RECUPERÓ TERRENO

Nicolás Romano fue la figura del duro equipo correntino, que no pudo con el “patriota” riotercerense (Foto: Ligateunafoto.com / Archivo)

Necesaria como el agua en el desierto. Fundamental para cortar una sequía que preocupaba a toda la ciudad. Clave para renovar una esperanza que, lentamente, se iba apagando. Así fue la victoria que consiguió 9 de Julio tras vencer a Regatas Corrientes por un ajustadísimo 71 a 67. De ese modo, recuperó un poco de aire en la pelea de abajo y continúa soñando con evitar los playoffs por el descenso. Gastón Torre, a puro corazón, fue la figura del “patriota” y aportó 12 puntos esenciales.

Desde bien temprano, quedaron claras las alternativas del encuentro. Paridad total, juego dinámico, errores por ambos costados y nerviosismo extremo. Con Josimar Ayarza liderando el ataque (goleador de la noche con 17 unidades) y Diego Gerbaudo haciendo de todo un poco (7 unidades, 4 rebotes y 5 asistencias), “9” comenzó a recuperar el ánimo luego de tres caídas consecutivas. Por el lado de los diezmados correntinos -no contaron con los lesionados Lou Roe y Paolo Quinteros- Javier Martínez y Nicolás Romano se mostraron como el dúo que tiró del carro ante las ausencias. Por eso, en esos diez minutos de estudio, la igualdad fue máxima (20-20).

De ahí en adelante, y siempre con la paridad como denominador común, cada equipo disfrutó de sus rachas. Después de perder la delantera (25-28), el conjunto de Daniel Rodríguez, conducido por Torre y Gastón Luchino, metió un tremendo parcial de 17-4 para irse al descanso arriba (40-32) y sacar la máxima en el regreso (42-32) tras una volcada de Sam Clancy (rindió con 8 puntos, 9 rebotes y 3 tapas). Sin embargo, devolviendo gentilezas, Regatas recurrió al juego interior y, mediante la “tanqueta” Terrell Taylor (debutó con 12 tantos y 7 recobres) y “Nico” Romano (16 y 7), retornó rápidamente al partido (56-51).

Idéntica situación se vivió en el cuarto decisivo. Con Torre dejando la piel en cada pelota y los puntos de Ayarza -pese a su intermitencia, fue vital-, 9 de Julio se escapó nuevamente (65-56), aunque otra vez llegó la reacción visitante para plantear un final atrapante: a 1m26, los tableros mostraban 65 puntos por bando. En ese minuto y monedas, el “patriota” se reivindicó: dejando atrás algunos cierres muy flojos, que costaron puntos valiosos, encontró variantes y pudo torcer la historia a su favor. Primero apareció Pablo Orlietti con un rebote ofensivo y el doble, luego el panameño y finalmente Diego Gerbaudo, que apeló a su templanza para abrochar el triunfo desde la línea. Un triunfo que, si bien no permite escapar de los puestos de playoffs por el descenso, dejó firme un concepto: si los riotercerenses siguen fuertes de local (el domingo reciben a La Unión de Formosa), será muy difícil que Quilmes y San Martín, los dos últimos, lo sobrepasen y obliguen a definir la permanencia lejos de casa.

SÍNTESIS

9 de Julio (71): Diego Gerbaudo 7, Josimar Ayarza 17, Emiliano Martina 6, Jaz Cowan 8, Pablo Orlietti 4 (FI); Gastón Torre 12, Sam Clancy 8, Leandro Masieri 0, Gastón Luchino 9. DT: Daniel Rodríguez.

Regatas Corrientes (67): Javier Martínez 13, Bruno Zanotti 2, Diego Cavaco 8, Nicolás Romano 16, Djibril Kanté 2 (FI); Terrell Taylor 12, Nicolás De Los Santos 7, Pedro Calderón 6, Alejo Montes 1. DT: Nicolás Casalánguida.

Parciales: 20-20; 20-12; 16-19; 15-16.

Árbitros: Alejandro Ramallo y Fabio Alaniz.

Estadio: José “Gordo” Albert (Río Tercero).

CICLISTA OLÍMPICO VENCIÓ A “9” Y LO HUNDIÓ EN EL FONDO

Jaz Cowan volvió a liderar a “9”, pero le faltó compañía y no pudo evitar una nueva derrota. (Foto: Ligateunafoto.com / Archivo).

Muy complicado. Así es el presente de 9 de Julio, que cayó en un duelo clave para salir del fondo ante Ciclista Olímpico por 88 a 72 y sumó su tercera derrota consecutiva. Los números, esos que nunca mienten, parecen condenarlo a jugar los playoffs para esquivar el descenso: con un partido más, quedó a 2.5 puntos de Boca Juniors, que ocupa la duodécima posición. Encima, en los ocho partidos restantes, debe salir a la ruta en cuatro ocasiones, situación en la que apenas pudo festejar una única vez en la segunda fase.

Consciente del incómodo momento que atraviesa, el “patriota” salió decidido a intentar cortar la mala racha en su visita a La Banda. Para eso, presionó en todo el campo y, con Cowan como abanderado ofensivo (goleador de la noche con 30), “secó” a su rival y recuperó la confianza (18-14). Sin embargo, como era de esperar en un juego tan decisivo, la reacción de los santiagueños no se hizo esperar. Jonatan Machuca renovó la conducción desde el banco y, con el correr de los minutos, dijeron presente John De Groat (10 de sus 21 puntos hasta allí), Cristian Amicucci (máxima valoración de los suyos con 36) y Fernando Malara. Precisamente, un triple sobre la chicharra del alero completó un parcial de ¡28 a 12! que, ante el derrumbe defensivo y la Cowan-dependencia de “9”, le permitió sacar la máxima a los locales (42-30).

En el complemento, repitiendo un síntoma que lo acosó en numerosas oportunidades fuera de casa, 9 de Julio terminó de desmoronarse. La falta de variantes (Diego Gerbaudo fue el único nacional en superar la decena de puntos) fue muy bien aprovechada por Olímpico y, en especial, por la dupla De Groat-Amicucci, que causó estragos en la pintura (40 tantos entre ambos). A la solidez bajo el aro (en rebotes ganó el bandeño 38-26), se sumaron desde el perímetro Gregory Grays y el rendidor Malara, para que, otra vez antes de la chicharra, se estire la diferencia (68-48).

La bajísima efectividad (4/20 por ciento en triples y 27/63 en tiros de campo), la irregularidad defensiva (permitió 14 puntos en el primer cuarto y 28 en el segundo) y la preocupante dependencia de Cowan atentaron contra cualquier intento de levantada del elenco de Daniel Rodríguez en el periodo final. La cuestión, desde muy temprano, estaba sentenciada, a pesar del esfuerzo innegociable de los riotercerenses. Un esfuerzo que, a esta altura, ya no alcanza.

SÍNTESIS

Ciclista Olímpico (88): Pablo Moldú 5, Gregory Grays 12, Fernando Malara 12, John De Groat 21, Albert Jackson 0 (F); Eduardo Villares 9, Jonatan Machuca 7, Cristian Amicucci 19, Cristian Romero 3. DT: Fernando Duró.

9 de Julio (72): Diego Gerbaudo 11, Gastón Luchino 7, Josimar Ayarza 12, Jaz Cowan 30, Pablo Orlietti 4 (FI); San Clancy 8, Gastón Torre 0, Emiliano Martina 0, Leandro Masieri 0. DT: Daniel Rodríguez.

Parciales: 14-18; 28-12; 26-18; 20-24.

Árbitros: Alejandro Chiti y Osvaldo Bautista.

Estadio: Vicente Rosales.