9 de Julio en la LNB

Toda la información sobre el básquet Patriota

Archivos por Etiqueta: gaston torre

SEBASTIÁN GONZÁLEZ: EN 9 DE JULIO BUSCAMOS A JUGADORES QUE SE MERECEN UNA OPORTUNIDAD

Confía en la base. Sebastián Gonzpalez apostó por la continuidad de la dupla de bases de la temporada pasada.

Sebastián González no pierde la paciencia. Sabe, y conoce bien de cerca, la voracidad que adquirió el mercado de jugadores del básquet nacional. Pero no desespera. Confía y se esperanza con el proyecto de 9 de Julio de Río Tercero, que él mismo, desde la Liga Provincial, comenzó a forjar. Más aún, después de las primeras contrataciones para la próxima edición de la Liga Nacional, que respetan la idea primordial del “patriota”: apostar por un plantel con firmes raíces cordobesas. Las llegadas de Mariano García y Diego Brezzo, más la renovación de Gastón Torre y la continuidad de Diego Gerbaudo y Martín Melo, le dieron una buena dosis de calma. Con esa impronta, el DT dialogó con BásquetBlog y dejó sus impresiones sobre el arduo proceso que implica el armado de un equipo que quiere dejar de sufrir y dar, en su tercera temporada en la máxima categoría, un salto de calidad.

El armado del equipo: “Ya contamos con cinco fichas, lo que es importante para empezar a trabajar en lo que puede dar cada uno y sacarles el máximo provecho. Es positivo ir teniendo los jugadores. Después, estamos tratando de cerrar los que quedan, que serían dos externos más y dos internos. Pueden ser dos o tres extranjeros, según cómo se vayan dando las cosas”.

El mercado y la oferta “patriota”: “Hay que ver cómo se mueve el mercado ahora: si hay renovaciones en algunos equipos y dejan a alguien afuera, uno tiene que estar rápido y atento para ver las posibilidades que hay. Nosotros ofrecemos sobre todo una estabilidad. Yo veo que los jugadores que están en Río Tercero siempre se quieren quedar. Además, saben que van a tener que tomar un protagonismo que en otros lugares no tienen. Esa es una cosa que les gusta. Estamos esperando para acomodarnos después de que haya algunas contrataciones en otros equipos”.

La confianza en “el Garra”: “Mariano García tiene un básquet muy bueno. El año que Miguel Gerlero fue revelación él fue el segundo. Después decayó mucho con sus minutos, pero tiene que confiar y divertirse jugando. Yo confío bastante en eso y la dirigencia también. En un principio, la idea es utilizarlo como ala pívot, aunque sabemos que está la variante de utilizarlo como alero. Es positivo tener jugadores polifuncionales que puedas usar de una cosa o de otra”.

Brezzo, el “5” suplente: “Diego sería el recambio del pívot que podamos traer. Este año, en 9 de Julio, estamos buscando a jugadores que se merecen una oportunidad. Y yo creo que ‘el Chipi’ se la merece. Por ahí la continuidad había sido su gran problema, pero es un jugador muy luchador, un pívot alto y muy dinámico para la altura que tiene, así que tenemos que tratar de explotar eso. Creo que se va a acomodar bastante rápido a la Liga A”.

La importancia de Torre: “A ‘Tato’ lo dirigí en estos meses y lo conozco de antes, por eso sé lo que es adentro de un plantel y como jugador también. Si logra continuidad y no tiene lesiones, por cómo hace las cosas es un jugador importantísimo. Ya nos vamos a ir juntando para hablar sobre qué pretendemos que mejore, que disimule, y algunas cosas que le vamos a pedir para que trabaje en este receso”.

La situación de Gastón Luchino: “Todavía nos queda una ficha de dos. La idea principal era ver la situación de uno de los dos ‘Gastones’ para que juegue como recambio de Diego Gerbaudo. Ahora, hay que ver el mercado y esperar para tomar una decisión. La idea inicial es buscar un escolta y un alero, ambos nacionales, y dos internos extranjeros, aunque después puede variar”.

> Entrevista: Nicolás Colautti / www.basquetblog.com.ar

> Foto: Ligateunafoto.com

GASTÓN TORRE RENOVÓ Y SEGUIRÁ EN “9”

Premio al esfuerzo. La garra de Torre fue un factor central para lograr la permanencia ante Quilmes. 

9 de Julio continúa sumando piezas para afrontar su tercera campaña en la Liga Nacional. Esta vez, la incorporación es una cara más que conocida: tras dos temporadas en las que se ganó el cariño de los riotercerenses a puro corazón y entrega, Gastón Torre recibió el voto de confianza de la dirigencia y renovó por un año más su vínculo con “el Patriota”.

Con la firma todavía “fresca”, el base nacido hace 27 años en Las Perdices dialogó con el departamento de prensa de la institución y expresó: “La verdad es que me siento muy contento. Me siento muy identificado con el club y el proyecto que se está llevando a cabo. Que hayamos podido llegar a un acuerdo es algo que me da una enorme satisfacción y me entusiasma mucho para todo lo que se viene. Estoy muy agradecido de recibir la confianza y poder estar un año más en Río Tercero, donde estoy muy bien y cómodo”.

En cuanto a los objetivos, subrayó que “serán planteados por Sebastián González”, aunque aclaró que todavía no se pudo juntar con el entrenador “para conversar qué es lo que pretende del equipo y de mí”. “Claramente trataremos de hacer las cosas lo mejor posible y transitar por una temporada tranquila sin tener que sufrir lo que sufrimos esta última Liga. Sin dudas, vamos a dejar todo y seguramente lo lograremos”, se ilusionó.

En el mismo sentido, Torre, que promedió en la pasada campaña 5.7 puntos, 2.6 rebotes, 1.3 asistencias y 20.6 minutos, aseguró que trabajará para pulir sus falencias y se mostró confiado para llegar de la mejor manera a la pretemporada tras una operación para solucionar una hernia en su ingle.

Por último, analizó los recientes arribos de Mariano García y Diego Brezzo: “Los conozco a los dos y sé que son dos grandísimos jugadores y mejores personas. Estoy seguro que van a sumar mucho y aportarán muchísimas ganas como tenemos todos. Me entusiasma cómo se va a armando el equipo. Las cosas pintan bien por los nombres que llegaron y los que suenan para reforzarnos”.

Faltan cuatro. Después de fichar a Torre, García y Brezzo y asegurar la continuidad de Martín Melo y Diego Gerbaudo, la dirigencia de 9 de Julio concentrará sus esfuerzos en la búsqueda de las cuatro fichas mayores restantes. La idea inicial es contratar a un escolta y un alero nacionales y dos internos foráneos.

> Foto: Ligateunafoto.com / Archivo.

LA PERMANENCIA, A PURO CORAZÓN

Abrazo final. La unión del plantel “Patriota” fue la clave central para permanecer en la máxima categoría.

Comentario: Nicolás Colautti / Básquet Blog.

Que pasó un año plagado de turbulencias, no quedan dudas. Que deberá mejorar infinidad de cuestiones es una certeza. Pero nada podrá empañarle la fiesta. ¿Una fiesta por esquivar el descenso, luego de una temporada muy floja? Así es: 9 de Julio debe festejar a lo grande su triunfo ante Quilmes (3-1) en la serie por la permanencia. Y, con él, todo el básquet cordobés.

Motivos para descorchar, más allá de todos sus padecimientos, le sobran. Con el corazón y una entrega innegociable como principales argumentos, “el Patriota” le puso el pecho a las balas y mantuvo una plaza basquetbolística hermosa para los fanáticos cordobeses de la pelota naranja. Un dato es contundente: por segunda vez en la historia, Córdoba tendrá dos equipos en la máxima categoría por tercera temporada consecutiva (antes, fueron Atenas y Asociación Española, del 85 al 87).

El hecho debe celebrarse. Más aún, teniendo en cuenta que se consiguió a partir de un equipo con firmes raíces mediterráneas, que contó con seis jugadores mayores nacidos en la provincia. Gastón Torre, Diego Gerbaudo, Gastón Luchino, Martín Melo, Emiliano Martina y Pablo Orlietti lucharon contra viento y marea para dejar ahí, bien arriba, al elenco riotercerense. Con mejores y peores rendimientos, pero siempre dándolo todo, al igual que los más que integrados foráneos Jaz Cowan, Sam Clancy y Josimar Ayarza.

A ellos se sumó, en el momento justo, el hombre clave para la permanencia. Cuando el barco amenazaba con hundirse y la crisis dirigencial-deportiva se agigantaba, Sebastián González, el entrenador más importante de la historia del club, regresó para tomar el mando y llegar a buen puerto. Apelando, precisamente, al juego colectivo y la garra nacional (revitalizó, sobre todo, a Torre, Luchino, Martina y Gerbaudo), el DT regaló seis victorias en los últimos siete encuentros y consiguió el objetivo primordial.

Sin esa “tonada cordobesa” en el plantel, el sentido de pertenencia y la altísima química grupal -traducida en pasión por la camiseta- hubiesen sido imposibles de lograr. Quizás, esa fue la principal diferencia con su rival marplatense: Quilmes nunca logró tener un equipo sólido y deberá volver a empezar desde abajo.

Claro que las cuestiones para replantear son muchas. Soportar un año más con numerosos problemas y chispazos internos parece insostenible. En lo estrictamente deportivo, se descuenta que el presupuesto seguirá siendo acotado, aunque no deberá ser una excusa para intentar dar un salto de calidad y mejorar un récord general de 30 derrotas y apenas 18 victorias. La clave estará en ajustar la elección de los posibles refuerzos, sin desmontar una estructura apoyada en el sacrificio diario de dirigentes, técnicos y jugadores. El fiel público de Río Tercero, y toda una provincia que respira básquet, estarán agradecidos.

EMOCIONATE CON LOS RELATOS FINALES DE NICOLÁS CRAVERO [PLANETA BÁSQUETBOL-LV26]

ESCUCHÁ LA PALABRA DE SEBASTIÁN GONZÁLEZ [LV26]

> Foto: Diego Berrutti / Ligateunafoto.com

EL PATRIOTA, UN PASO MÁS CERCA DE LA PERMANENCIA

La actitud de Gastón Torre para sumar en todos los rubros fue importante para que “el patriota” arranque la serie con el pie derecho.

Poco le importará el bajón y el susto en el final. Poco y nada. Porque consiguió lo que más quería, lo único relevante en una lucha que será para el infarto hasta el último instante: después de derrochar una ventaja de 26 puntos, 9 de Julio se recuperó a tiempo para superar a Quilmes por 82 a 71 y meterse en el bolsillo el primer punto de la serie por la permanencia. Gastón Luchino y Jaz Cowan, con 23 puntos cada uno, fueron las figuras de un encuentro rodeado de color y emoción.

Decidido a hacer pesar la ventaja de campo desde bien temprano, “el Patriota” salió hecho una fiera en los dos costados y tuvo un arranque soñado. Cerca de su aro, apretó y anuló las vías de gol de la visita a partir de dos actuaciones claves: la marca de Clancy sobre Matthews (el pivot apenas anotó 5 en la primera mitad) y la presión asfixiante, al límite, de Luchino sobre Hopson (sólo 4 puntos). A eso se sumó un equipo solidario, que dobló marcajes y no perdió la concentración durante los diez minutos iniciales. En el otro canasto, la efectividad fue apabullante. Cuando atacó estacionado, distribuyó la pelota con precisión (Gerbaudo regaló 12 asistencias) y castigó de tres. Cuando pudo correr la cancha, fue letal y se floreó, principalmente con sus foráneos (totalizaron 43 tantos). Un dato sintetiza ese primer cuarto demoledor: en el último minuto, “Seba” González mandó a la cancha a Reinaudi y Domínguez y los juveniles respondieron con dos robos que desembocaron en contragolpes para sacar dos decenas (31-11).

La misma tónica, aunque con alguna meseta de por medio, continuó en el segundo período. Si bien la eficacia del local no fue la misma, la intensidad defensiva le permitió sostener la ventaja, ante un conjunto marplatense que sólo mostraba el coraje de Eseverri y algunas apariciones de Truscott. Por eso, la diferencia se mantuvo hasta el descanso (42-24).

Apenas regresó del vestuario, “9” amenazó con definir la historia: Luchino y Cowan se combinaron para meter un parcial de 8 a 0, establecer la máxima ventaja (50-24) y dejar al borde del nocaut al “Cervecero”. Incluso, en señal de protesta, algunos de sus hinchas bajaron las banderas y se retiraron del estadio. ¿Todo resuelto? Ni cerca. Luego de tocar fondo, “Beto” Martínez apostó por la garra nacional y le añadió la dupla Truscott-Matthews en ofensiva. Así, fue limando la brecha hasta ponerse en juego al cabo del tercero (61-48).

Sorprendido y sin respuestas frente a la reacción quilmeña, 9 de Julio paralizó los corazones de un público que no había dejado de celebrar lo que, hasta allí, era una demostración de básquet. Eseverri siguió corriendo y anotando (finalizó con 18), Matthews (líder con 19) se volvió imparable y Sciutto, casi borrado en el primer tiempo, ordenó y comandó desde la experiencia la remontada del “tricolor”, que redujo la distancia a seis unidades (71-65, a 3m55s). Pero dos factores lo dejaron sin combustible. Uno, la quinta falta de su pivot extranjero. Otro, la gravísima lesión que obligó a dejar la cancha en camilla a Sciutto (rotura de peroné y ligamento del tobillo derecho). A partir de entonces, los riotercerenses recuperaron la tranquilidad en el marcador y, mediante simples, sellaron el triunfo. El jueves, en el mismo escenario, tendrá lugar la segunda batalla.

9 de Julio (82): Diego Gerbaudo 7, Gastón Luchino 23, Josimar Ayarza 11, Jaz Cowan 23, Sam Clancy 9 (FI); Gastón Torre 4, Emiliano Martina 3, Pablo Orlietti 2, Leandro Masieri 0, Lucio Reinaudi 0, Matías Domínguez 0. DT: Sebastián González.

Quilmes (71): Nicolás Ferreyra 3, Phillip Mc Hopson 4, Cedric Moodie 5, Axel Weigand 0, Clarence Matthews 19 (FI); Gregorio Eseverri 18, Facundo Piñero 5, Louis Truscott 9, Germán Sciutto 8. DT: Roberto Martínez.

Parciales: 31-11; 11-13; 19-24; 21-23.

Árbitros: Pablo Estévez, Diego Rougier y Mario Aluz.

Estadio: José “Gordo” Albert.

> Foto: Ligateunafoto.com

EL PATRIOTA SUPERÓ A SAN MARTÍN Y BUSCARÁ LA PERMANENCIA ANTE QUILMES

Gastón Torre fue un león en la primera mitad y con su garra contagió a sus compañeros. // Foto: Archivo Ligateunafoto.com.

Está vivo. Más vivo que nunca. Quiere seguir en la máxima categoría, y está dispuesto a darlo todo. Demostrando su inmenso carácter, 9 de Julio cerró la fase regular de la mejor manera y logró un triunfo que vale doble ante San Martín: además de vencerlo por 77 a 75, lo “esquivó” en los playoffs por la permanencia, instancia en la que enfrentará a Quilmes de Mar del Plata, a priori menos peligroso que el reforzado equipo correntino. Los bases Gastón Torre y Diego Gerbaudo, decisivos para recuperar terreno en los peores momentos, fueron las figuras del “patriota”.

En sintonía con el nivel mostrado en las últimas fechas, el conjunto de Guillermo Narvarte dominó a placer en el arranque. ¿Dependió de García Morales y Yack Michael Martínez, sus estrellas? Nada de eso. Aprovechando la atención defensiva puesta sobre sus foráneos, movió el balón con velocidad y precisión y, así, encontró espacios para cada uno de sus jugadores. Por eso, en un ratito, anotaron sus cinco iniciales y, tras llevarse el primer cuarto (22-10), estableció la distancia máxima (26-12). Pero la superioridad llegó hasta ahí. Con Gastón Torre a la cabeza (a su entrega habitual sumó 12 puntos en el segundo período), “9” comenzó a recuperar terreno. A las acciones casi heroicas del base, se añadió otro factor clave: con la dupla Clancy-Orlietti, más Martina de alero, Sebastián González pudo equilibrar la zona pintada y, desde ahí, su equipo fue una topadora: un triplazo sobre la chicharra de Luchino completó un parcial de 30 a 15 y le permitió para pasar al frente por primera vez (42-41).

En el complemento, nuevamente la visita tuvo varios pasajes de claro dominio. A partir de su tridente de extranjeros, que tomó más y mejores decisiones (aportó 47 puntos), San Martín se repuso del bajón. Eso, sumado a la dependencia de 9 de Julio de un Clancy cargado de faltas y un Ayarza errático (totalizó 17 puntos, pero lanzó 7/19), creó el clima ideal para un desarrollo “palo a palo”. En ese contexto, McFarlan (goleador del juego con 18), se elevó para convertir un doble y quebrar la paridad en el final del tercero (61-59).

Luego perder la delantera, el inicio del cuarto definitorio no pudo ser peor para el local: dos ráfagas de 4 a 0 le permitieron al “santo” escaparse dos veces (65-59 y 69-63). Sin embargo, cuando parecía dominar y estar a punto de quebrar el pleito (cerró su aro por varios minutos), desaprovechó sus chances. Y los de Río Tercero no perdonaron. O, mejor dicho, Gerbaudo no perdonó. El base, que finalizó como segundo mejor triplero de la etapa regular (con 44,2 por ciento, por detrás de Jonathan Treise), se despachó con un concierto desde la línea de tres puntos. Primero, clavó dos bombazos para empatar (69-69, a 4m05s), y, más tarde, sacudió la red para pasar al frente (72-71). La inyección anímica le permitió al “patriota” afrontar con mayor firmeza un cierre para el infarto: después de perder el liderazgo una vez más, Torre le sacó una falta ofensiva a García Morales, Cowan convirtió un doble en la siguiente y el propio uruguayo falló una bandeja muy forzada. ¿Fin del suspenso? Ni ahí. Ayarza sumó un simple más (77-75, a 8 segundos) y Victoriano no pudo torcer la historia con un triple desesperado. La celebración del público, eufórica y llena de esperanza, confirmó lo calculado en la previa: evitar a los correntinos era, sin dudas, el último objetivo por conseguir en la segunda fase.

Por la permanencia, en su mejor momento. Después de todos los padecimientos sufridos, 9 de Julio logró cosechar tres triunfos consecutivos por primera vez en la temporada y afrontará los playoffs por la permanencia en su pico de rendimiento. El próximo martes, Quilmes de Mar del Plata pisará Río Tercero para dar el salto inicial de una serie completamente abierta. El desafío para los riotercerenses está claro: no claudicar, por nada del mundo, en su propio reducto. Ciclista Olímpico y San Martín definirán el otro descenso.

SÍNTESIS

9 de Julio (77): Diego Gerbaudo 12, Gastón Luchino 6, Josimar Ayarza 17, Jaz Cowan 10, Sam Clancy 12 (FI); Gastón Torre 12, Emiliano Martina 3, Pablo Orlietti 5, Leandro Masieri 0. DT: Sebastián González.

San Martín (75): Lucas Victoriano 8, Leandro García Morales 15, Fabián Ramírez Barrios 7, William McFarlan 18, Yack Michael Martínez 14 (FI); Maximiliano Maciel 3, Agustín Carabajal 6, Ariel Eslava 4, Fabián Elías Saad 0. DT: Guillermo Narvarte.

Parciales: 10-22; 32-19; 17-20; 18-14.

Árbitros: Alejandro Ramallo y Oscar Britez.

Estadio: José “Gordo” Albert (Río Tercero).

“9” VENCIÓ A REGATAS Y RECUPERÓ TERRENO

Nicolás Romano fue la figura del duro equipo correntino, que no pudo con el “patriota” riotercerense (Foto: Ligateunafoto.com / Archivo)

Necesaria como el agua en el desierto. Fundamental para cortar una sequía que preocupaba a toda la ciudad. Clave para renovar una esperanza que, lentamente, se iba apagando. Así fue la victoria que consiguió 9 de Julio tras vencer a Regatas Corrientes por un ajustadísimo 71 a 67. De ese modo, recuperó un poco de aire en la pelea de abajo y continúa soñando con evitar los playoffs por el descenso. Gastón Torre, a puro corazón, fue la figura del “patriota” y aportó 12 puntos esenciales.

Desde bien temprano, quedaron claras las alternativas del encuentro. Paridad total, juego dinámico, errores por ambos costados y nerviosismo extremo. Con Josimar Ayarza liderando el ataque (goleador de la noche con 17 unidades) y Diego Gerbaudo haciendo de todo un poco (7 unidades, 4 rebotes y 5 asistencias), “9” comenzó a recuperar el ánimo luego de tres caídas consecutivas. Por el lado de los diezmados correntinos -no contaron con los lesionados Lou Roe y Paolo Quinteros- Javier Martínez y Nicolás Romano se mostraron como el dúo que tiró del carro ante las ausencias. Por eso, en esos diez minutos de estudio, la igualdad fue máxima (20-20).

De ahí en adelante, y siempre con la paridad como denominador común, cada equipo disfrutó de sus rachas. Después de perder la delantera (25-28), el conjunto de Daniel Rodríguez, conducido por Torre y Gastón Luchino, metió un tremendo parcial de 17-4 para irse al descanso arriba (40-32) y sacar la máxima en el regreso (42-32) tras una volcada de Sam Clancy (rindió con 8 puntos, 9 rebotes y 3 tapas). Sin embargo, devolviendo gentilezas, Regatas recurrió al juego interior y, mediante la “tanqueta” Terrell Taylor (debutó con 12 tantos y 7 recobres) y “Nico” Romano (16 y 7), retornó rápidamente al partido (56-51).

Idéntica situación se vivió en el cuarto decisivo. Con Torre dejando la piel en cada pelota y los puntos de Ayarza -pese a su intermitencia, fue vital-, 9 de Julio se escapó nuevamente (65-56), aunque otra vez llegó la reacción visitante para plantear un final atrapante: a 1m26, los tableros mostraban 65 puntos por bando. En ese minuto y monedas, el “patriota” se reivindicó: dejando atrás algunos cierres muy flojos, que costaron puntos valiosos, encontró variantes y pudo torcer la historia a su favor. Primero apareció Pablo Orlietti con un rebote ofensivo y el doble, luego el panameño y finalmente Diego Gerbaudo, que apeló a su templanza para abrochar el triunfo desde la línea. Un triunfo que, si bien no permite escapar de los puestos de playoffs por el descenso, dejó firme un concepto: si los riotercerenses siguen fuertes de local (el domingo reciben a La Unión de Formosa), será muy difícil que Quilmes y San Martín, los dos últimos, lo sobrepasen y obliguen a definir la permanencia lejos de casa.

SÍNTESIS

9 de Julio (71): Diego Gerbaudo 7, Josimar Ayarza 17, Emiliano Martina 6, Jaz Cowan 8, Pablo Orlietti 4 (FI); Gastón Torre 12, Sam Clancy 8, Leandro Masieri 0, Gastón Luchino 9. DT: Daniel Rodríguez.

Regatas Corrientes (67): Javier Martínez 13, Bruno Zanotti 2, Diego Cavaco 8, Nicolás Romano 16, Djibril Kanté 2 (FI); Terrell Taylor 12, Nicolás De Los Santos 7, Pedro Calderón 6, Alejo Montes 1. DT: Nicolás Casalánguida.

Parciales: 20-20; 20-12; 16-19; 15-16.

Árbitros: Alejandro Ramallo y Fabio Alaniz.

Estadio: José “Gordo” Albert (Río Tercero).